martes 23 de abril de 2024 - Edición Nº1966

Locales | 28 feb 2024

OPINION | ALEJANDRO LOPEZ

Algo bueno está pasando en el Partido de La Costa, y hay quienes "no la ven"

Política real o política ficción, políticas de estado o políticas mezquinas, políticas para enfrentar un futuro oscuro que se avecina, con la organización y acompañamiento a los vecinos de La Costa, o seguir en la chiquita de la mentira y la conspiración. A dos meses de asumir su gobierno, el intendente municipal muestra un camino posible de transitar, que necesita de la buena voluntad de todas las costeras y costeros.


En ese camino ya no caben las operaciones como método de acción política. Las campañas de difamación, mentiras y extorsión que llevan adelante entes nefastos, que no quieren perder sus privilegios y posiciones de poder, son contrarrestadas por una energía nueva que busca organizarse para enfrentar un futuro incierto. Ni vale la pena responder cada una de las acusaciones sobre supuestas licitaciones, porque no hay nada de eso, porque no existen. En cambio, se acompañan iniciativas sociales que empiezan a surgir con reuniones vecinales que aportan al bien común .


La Costa se pone de pie con un intendente que ha dado sobradas muestras de que viene a cambiar cosas que parecían inalterables, que parecían pertenecer a un status quo imposible de modificar. Pero Juan de Jesús pateó el tablero en defensa de los humildes, y como primera medida apuntó contra el mercado negro de la venta en playa, ya que ningún vivo se puede quedar con la plata de los vendedores ambulantes, muchas de ellas mujeres solas, con hijos, que acarrean un carro cuadras y cuadras. Esto es hacer justicia social, y se comenzó por lo más básico, por lo que un gobierno que defiende los intereses de su gente no puede permitir


En lo institucional también hubo cambios y se terminó con muchas cosas que había que terminar, máxime en una situación de austeridad como la actual, donde todos los aportes del gobierno nacional al estado provincial, que a su vez, derraman en los municipios, se terminaron . El no hay plata de Milei, el intendente lo aceptó con hidalguía e introdujo cambios reduciendo direcciones, subsecretarías, asesorías, racionalizando uso de vehículos y flotas de celulares, para que estén en función de un estado municipal ágil y productivo con economía de recursos. Siempre con un discurso unificador.

 


A los propios, Juan los pone en sintonía permanentemente, al afirmar que el peronismo del Partido de La Costa es uno. Que no hay internas ni divisiones, que nada va a ganar un dirigente hablando mal de uno a otro, o viceversa. Que las diferencias son comunes, lógicas y sanas en la política y existen, pero en un marco de unidad y un proyecto en común alineado a nivel nacional con el peronismo, y a nivel provincial con el gobernador Kicillof. En ese norte están las tres máximas representaciones del peronismo costero: el intendente Juan de Jesús, el diputado provincial Juan Pablo de Jesús y la senadora provincial Gabriela Demaría. Esta es la realidad, lo demás es política ficción o cuentos de algún interesado/a y mal intencionado/a que quiere llevar agua para su molino.


Y en cuanto a la oposición, se encuentra en el gran desafío de decidir si va a ser parte de una política de estado que propone el intendente municipal en beneficio de todas las costeras y costeros -que seguramente anunciará en la Apertura de Sesiones 2024 del Concejo Deliberante- o seguirá en la chiquita, en la política barata de crear conspiraciones, difamaciones, apoyando operaciones de prensa basadas en mentiras, calumnias y el desprestigio, como forma de hacer política.


"El municipio tiene que estar en el centro de la vida de las vecinas y los vecinos; y estos, en el centro de las políticas municipales", repite incansablemente Juan, y en esto, hay que acompañarlo.

 

Alejandro Lopez | Faro Noticias

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias