miércoles 28 de febrero de 2024 - Edición Nº1911

Locales | 30 ene 2024

A PROPOSITO DEL 24E

Osvaldo Soriano. La vigencia de un escritor anti violencia sobre las calles de Mar de Ajo

Un texto de Dario Molina, escritor de Mar de Ajó, que relata una situación ocurrida en la marcha del 24 de enero, contra el DNU del presidente Javier Milei.


El próximo viernes se  cumple un  nuevo aniversario de la muerte de Osvaldo Soriano, el autor  mas leído en las ultimas décadas. Escritor y periodista, con una acida mirada de la sociedad argentina, supo contar desde la ficción las crisis políticas y los enfrentamiento que el país vivió, en lo que se conocen como “los años de plomo”.

En su libro No habrá mas pena ni olvido, publicado en 1982, el autor ubica a sus personajes en un pueblito de la provincia de Buenos Aires, Colonia Vela, donde dos fracciones antagónicas del peronismo intentan resolver sus disidencias  en un enfrentamiento armado que deriva en tragedia. La violencia estalla cuando el intendente Ignacio Fuente, perteneciente a Tendencia Peronista  es acusado de “Marxista comunista”  por el comisario del pueblo, la CGT local, el presidente del Partido Peronista y civiles armados. El delegado Municipal intenta resistir  en el edificio municipal, pero el ataque se produce y deriva en una violencia inaudita

En la excelente película que realizo Héctor Olivera sobre la novela de Soriano, el comisario del pueblo interpretado por Rodolfo Rani ordena: “Hay que copar la municipalidad”. “La orden partió de San José, el Mateo es marxista- comunista”, sentencia Lautaro Murua personificando al intendente de ese pueblo.  

 Ahora bien,  este jueves 24 de enero, en Mar de Ajo,  la orden de “copar” partió de una mujer, anónima para algunos. Textualmente se  escucho en las redes. “ Acá los trozkos nos ganaron de mano y organizaron una movida, como a tres cuadras de donde nos íbamos a juntar, les mando la ubicación porque están los compañeros acá, hay que coparla

La violencia política que sabía condensar  Soriano otra vez brotada, ahora en un pueblo costero. A poco mas de un año del ataque de los “copitos” a la vice presidenta, la derecha macarthista  ataca de nuevo. Esta vez,  con una violencia dialéctica que por poco no se tradujo en tragedia.

Tal vez la realidad nos de otra oportunidad a los argentinos, como sociedad, ojala asi sea, aunque parece ser que los fantasma de la violencia que todos queremos rechazar, pero que nadie puede olvidar, aparece, de nuevo, asomando la cabeza.

Quizás el espectro  de Soriano estuvo haciendo piruetas sobre el barco de San Martin, con una libreta de apuntes en la mano, mirando como los argentinos  estuvieron a punto agredirse de nuevo. Una banda de derecha patética, de dos o tres integrantes con banderas argentinas, atacando, en un tranquilo pueblo costero a otros con banderas rojas en el transcurrir de  un acto de protesta tan pacifico como legitimo. Izquierdas o derechas, peronistas o marxismo, una vieja lucha fratricida a punto de ser traída de nuevo a la calles por los nostálgicos, en pleno siglo veintiuno.  

Tal vez, una antigua frase que  sea cierta: “La historia solo se repite dos veces, la primera como tragedia y la segunda como farsa”. Soriano ya no esta, su mágica prosa no podrá saberlo.

 

Por Dario Molina

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias