jueves 30 de mayo de 2024 - Edición Nº2003

Locales | 12 ene 2024

COSTEROS EXITOSOS

Creó un software para restaurantes en Mar de Ajó y hoy tiene 10.000 usuarios

Aldo Pecile comenzó a fines de los '80 con una Commodore 64 en la localidad de Mar de Ajó. Hoy es dueño de una empresa con 170 empleados, y se expande en la región.


Es posible que el dueño de un restaurante en la Argentina, cualquiera, no conozca el nombre de Aldo Pecile, pero seguro conoce la marca Maxirest. Se trata del software especializado para locales gastronómicos más usado en el país: hay 8.000 bares y restaurantes que cada día se conectan a Maxirest como usuarios registrados, y su dueño estima que hay al menos otros 2.000 locales que siguen usando viejas versiones de Maxirest, de esas que no requieren actualización por Internet.

Pecile es el creador del software y también de la empresa cuya sede principal funciona en el barrio de Once. Hoy Maxirest tiene 170 empleados, distribuidos entre Buenos Aires y las dos sedes que desarrollaron en Uruguay y Paraguay en los últimos dos años.

Pecile es un programador que aprendió de manera autodidacta en los años '80, con una Commodore 64, en Mar de Ajó. Su historia como empresario es bien “de garage”, porque empezó solo, primero con un cliente, luego con otro y así hasta llegar a los 8.000 activos que tiene hoy.

Pero la historia de Maxirest, como negocio, es casi lo opuesto a la de las “startups” tecnológicas, que levantan rondas de inversión hasta llegar a la categoría de "unicornio". Maxirest hizo su camino por la vía convencional a lo largo de tres décadas, con una lógica financiera tradicional: tiene que ganar más dinero del que gasta.

La facturación de Maxirest, que hoy ronda los dos millones de dólares anuales, es generada por un modelo de ventas por suscripción. Con ese modelo fue captando nuevos clientes en épocas de crecimiento, y también se aseguró un piso de facturación en las épocas de crisis.

Otra característica de negocio convencional es que atiende como local: tiene 25 puntos de atención sólo en la Argentina, cada uno con la característica telefónica del lugar. Con esa forma de hacer negocios, su dueño asegura que, pese a que atravesó el corralito de 2001 y la pandemia, ninguna crisis lo obligó a despedir a nadie en más de 30 años

 

Los comienzos con la Commodore

La historia arranca en Mar de Ajó, donde Pecile vivió entre 1986 y 1991 e hizo toda la escuela secundaria. “Era uno de los pocos que sabía programar, y ya codeaba como autodidacta con una computadora Commodore 64. En el colegio hice un desarrollo de química para una feria de ciencias y llené los 64 kilo bytes de la computadora, de modo que con 16 años viajé a Buenos Aires en micro, me fui a Galería Jardín, me compré una PC con disquetera marca XT, me volví y transferí el desarrollo que había hecho, un sistema de química que dibujaba cadenas carbonadas. Esas fueron mis primeras experiencias en sistemas”.

En una ciudad donde todos se conocían, a Pecile le alcanzó con terminar la secundaria para que de inmediato lo reclutaran. “La única casa de computación que había en Mar de Ajó me ofreció desarrollar software comercial, y empecé. Vino alguien de una inmobiliaria que quería tener una agenda de propiedades y se la programé. Vinieron de una farmacia para tener un registro y un nomenclador, y se los hice. Así se empezó a armar una cadena. Imaginate, era fines de los '80 y principios de los '90, en materia de computación estaba todo por hacerse. Casas de ropa, de zapatillas, el corralón de materiales, la ferretería, todo tipo de comercios entraban, me pedían un software y yo en 15 o 20 días se los hacía. Se los armaba desde cero; primero hacía de analista de sistemas, me planteaban el problema y les desarrollaba la solución”.

Y así llegó el verano. A comienzos de los '90, justo antes del 1 a 1 de Cavallo, la Costa Atlántica seguía siendo el destino excluyente para las vacaciones en la Argentina y la temporada alta se extendía desde diciembre hasta comienzos de marzo.

“En aquel momento, el dueño de un restaurante de San Bernardo me encargó un sistema. Fue mi primer desarrollo para un local gastronómico, y viajé a instalarlo. Fue el 14 de enero de 1991. Se lo terminé de instalar y le dije que se quedara tranquilo, que me quedaba a ayudarlo".

Aquella noche de mediados de enero, Pecile conoció ambos lados del mostrador, como programador y a la vez como cliente de su propio software. "Esa noche hicimos 600 cubiertos, que equivalía a reponer el salón cuatro veces. Y cuando terminamos, el dueño del restorán, que hasta ese momento había sido mi cliente, me preguntó si quería trabajar como cajero, de adicionista, con lo cual pasé de desarrollador a usuario de mi propio sistema. Tenía 20 años y le dije que sí, me había súper divertido, y ahí me enamoré de la actividad".

Lo primero que hizo fue cambiar el software. "Me di cuenta de que mi programa era una basura (se ríe). Servía, pero estaba mal conceptualmente. En muy pocos días dí vuelta la lógica, y entonces sí el programa agarró viaje. Yo trabajaba a la noche como adicionista, y de día seguía programando. Entonces apareció otro restaurante para comprar el software, y comencé a ver la veta comercial. Podía vender el mismo programa a otro cliente sin tener que recodear nada. Y así, de los 20 o 25 software que hice, el de los restaurantes fue al que le puse la mirada y el corazón”.

Recorriendo el espinel

El enganche del joven Aldo con los restaurantes se extendió por cuatro veranos. Al año siguiente se volvió a emplear en el mismo restaurante de pastas como administrativo. En paralelo, seguía haciendo programas de computación.

“Al año siguiente ya tenía diez restaurantes que usaban ese software. Todos de la Costa, principalmente de San Bernardo. Para el tercer verano me fui a trabajar a una parrilla, a conocer otra disciplina, y al año siguiente me fui a una pizzería, buscando conocer muchos rubros”.

Para entonces, Pecile ya no vivía en Mar de Ajó, donde viajaba para el verano. Se había mudado a Buenos Aires para estudiar Licenciatura en Informática en la UBA. El siguiente paso fue un empleo como programador. Pero aquello no duró mucho.

“Un día me aburrí y renuncié al trabajo. No me pagaban bien, y también dejé la facultad. Me aburrí de todo y me puse a ver qué hacer. Y le llevé el software a quien fue mi primer cliente y empleador, el restaurante de pastas en San Bernardo, que también tenía un restaurante en San Telmo. De onda, le instalé el nuevo software con muchas mejoras. Y el tipo me dijo que iba a llamar a alguien para que me ayudara a venderlo”.

Lo contactó con el encargado de suscripciones del Boletín Informativo Gastronómico. "Era una revista de nicho, muy buena, con más de 8.000 suscriptores mensuales, y comencé a pautar en la revista. Así empecé, en 1993. No tenía ni marca, ni empresa, ni nada. El primer mes me llamaron de tres restaurantes y vendí un programa. Después otro más, y uno más y otro, y así. En 30 años llevamos más de 25.000 sistemas vendidos. Hoy lo usan casi 10.000 restaurantes. Estimamos que hay 80.000 personas usándolo todos los días".

Un modelo anti crisis

Lo primero que hizo Pecile fue ponerle nombre a su flamante emprendimiento. Lo resolvió en cuestión de minutos.

“Decidí juntar mi segundo nombre, Maximiliano, con la palabra restaurante y ahí surge Maxirest, sin estudios de mercado, ni agencia de marketing. Hoy con internet sería muy difícil. Cualquier palabra que se te ocurra resulta más difícil de registrar en Internet”.

Con el modelo de suscripción pasó algo similar. En plena década del '90 decidió que cambiaría la manera de vender su software, para garantizarse un piso de facturación mensual.

“Siempre hicimos un modelo de recurrencia, y lo aplicamos en una época en la que todavía no existía el concepto de software as a service (SaaS) bajo suscripción mensual. Aplicamos una modalidad de venta mediante un abono mensual que incluía soporte, mantenimiento, actualizaciones y cubrir las necesidades que tuviera el usuario. Yo lo llamo modelo anticrisis y nos salvó en 2001, cuando llevábamos diez años como empresa”.

Para 2001, Maxirest era una empresa de apenas ocho personas, incluido Aldo y su hermano Gastón, quien se ocupó de la parte comercial y hoy es socio. En aquel momento, en el que miles de compañías de todo tamaño cerraron en la Argentina, Maxirest siguió adelante. Según Pecile, lo que funcionó como tabla salvavidas fue el modelo de suscripción.

Gastón y Aldo Pecile, dueños de MaxiRest, en la sede de la empresa en el barrio de Once. Foto Guillermo Rodriguez AdamiGastón y Aldo Pecile, dueños de MaxiRest, en la sede de la empresa en el barrio de Once. Foto Guillermo Rodriguez Adami

“Estábamos en una instancia de crecimiento lento pero firme, y, salvo mi hermano, todo el personal era técnico, inclusive yo. El trato con los clientes era muy personal y había un alto índice de fidelidad: cuando adquiríamos un cliente, teníamos un abono mensual asegurado. Esa recurrencia hizo que tuviéramos siempre solidez económica y, siendo prolijos, una tranquilidad financiera. En la crisis de 2001 lo difícil fue adecuar las tarifas, pero se hizo. Al principio nadie sabía qué precio ponerle a las cosas, pero ningún restaurante cerró. Nosotros adecuamos el abono mensual y continuamos cobrando. Por eso nos jactamos, en el buen sentido, de tener un modelo anticrisis. Después vino la pandemia y por suerte también pudimos superarla. La pandemia fue jodidísima, porque perdimos un tercio de la cartera, pero a fin de 2020 la pudimos recuperar”.

Hoy Maxirest tiene un plantel de 170 empleados, con su cuartel general en la calle Catamarca al 100, y varias divisiones y productos. Hasta principios de noviembre de 2023 facturaba unos $150 millones por mes. "Estamos cerca de los dos millones de dólares por año, pero con un mercado más normalizado rondaríamos los cinco millones de dólares anuales" estimó Pecile.

Crearon incluso un equipo de customer experience que estudia los “puntos de dolor” en el trato con los clientes, además de equipos de ventas, de software y de implementadores del producto.

“Somos como consultores que probamos el sistema llave en mano. No somos una interfaz web donde ingresás usuario y contraseña, te registrás, cargás diez precios de productos y tenés que salir a facturar sin ningún tipo de asesoramiento. Igual, yo estoy convencido de que el modelo es escalable como los de las startups. Por eso lo estamos armando”.

El proyecto para transformar Maxirest de empresa local a una de expansión regional estaba previsto para principios de 2020. Pero fue puesto en pausa forzosa por la pandemia, y los hermanos Pecile lo retomaron a fines del año pasado.

“Llevamos un año en Uruguay, donde estamos teniendo un crecimiento lento. Parece un revival de lo que te venía contando, estamos construyendo una base sólida de clientes reales. Hace poco desembarcamos en Paraguay, estamos terminando las últimas cuestiones legales, la razón social y el back office en general. Pero estamos listos y ya tenemos usuarios también en Paraguay”.

Ese crecimiento orgánico consiste, sobre todo, en mucha interacción con el cliente. “El gastronómico te llama, lo conocemos de toda la vida. El gastronómico hace diez cosas a la vez, es un mini empresario pyme argentino que tiene que facturar, se da vuelta y tiene que entrar los cajones de gaseosas y después recibir a la gente en el salón. Y cuando falta un mozo lo cubre. Es un pulpo. Y no le puede dedicar mucho tiempo al software”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias