jueves 02 de diciembre de 2021 - Edición Nº1093

Cultura | 23 oct 2021

LO MEDULAR Y LO ANECDOTICO

Sin ese puto culto al personalismo, la figura de Charly García podría ser mucho más grande

Esa costumbre que tiene el sistema de poner en valor lo anecdótico, lo secundario, y perder de vista lo medular, lo trascendental.


No es casual, lo anecdótico, lo secundario, casi siempre vende, lo medular, lo trascendental, muchas veces o no "garpa", o pone en evidencia contradicciones, debates, autocríticas o sinceramientos, que no muchos están dispuestos a poner en agenda. Tal vez porque va en contra sus intereses económicos o desnudan comportamientos incorrectos del pasado.

 

Curiosamente hoy nadie habla de las injusticias que padeció la juventud de los años 70, que encontró a través de la música una forma de revelarse contra la opresión

 

Charly García cumple 70 años, un grande que sin lugar a dudas, podría ser más grande si estuviera acompañado por el entorno que le dio razón de ser, por el proceso histórico que significó para nuestra cultura el rock nacional.

 

El movimiento de rock nacional es el heroe en masa, como diría Oesterheld, es esa rebeldía cultural que acompañó la rebeldía política de los 70. Se dice que cuando hay un proceso revolucionario, de alza de masas, de conciencia popular que avanza, el avance se da en todos los órdenes de la vida. Y esto fue así en Argentina y Charly fue un emergente de esto. Y se animó, fue el verbo hecho carne, de ahí su grandeza.

 

La voluntad de poder, la perseverancia, el creer en uno mismo, el luchar por lo que uno quiere, la rebeldía a las imposiciones, en definitiva las ansias de libertad, fue lo que caracterizó a este movimiento cultural, que tuvo en Charly uno de sus mayores exponentes, pero no el único. Hubo tipos como el flaco Spinetta, Pappo o Gustavo Santaolalla que fueron ejemplo de esos valores y triunfaron, manteniendo su identidad, más allá de los costos y consecuencias. Esto es lo que hay que rescatar y no hacer un culto al personalismo como vemos hoy con el cumpleaños de Charly. Porque así lo empequeñecemos, lo igualamos a cualquier otro producto de mercado.

 

La grandeza de Charly radica en haber sido parte de una historia de lucha y una victoria, y de vivir fiel a los principios que mamó como parte de un colectivo, de ser un exponente de su época. 

 

Es honesto, con virtudes y defectos, con muchísimas cualidades musicales y un gran genio personal, pero por sobre todas las cosas fue parte de un movimiento juvenil que se paró frente al sistema y le dijo: "quiero Ser".

 

Y no tuvieron más remedio que dejarlo ser. Esto es lo medular, en este marco, la figura de Charly es anecdótica, y no por eso menos grande. 

Alejandro Lopez | Faro Noticias  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias