jueves 02 de diciembre de 2021 - Edición Nº1093

Locales | 15 oct 2021

HOLISTICA

“Aurora” de Jacob Boehme, la creación de un artesano “bajo el impulso de Dios”.

Jacob Boehme (1575- 1624), fue un místico y teósofo alemán de formación luterana, nació en una familia campesina y en su adolescencia adquirió el oficio de zapatero.


Relata que a los 18 años tuvo una vivencia  mística que  cambió su vida, dijo estar  rodeado de la divina luz, después de eso tuvo sucesivas visiones, hasta que en 1610 se decidió a escribir sus experiencias, lo que le valió una fuerte hostilidad del luteranismo ortodoxo que le impuso cárcel y condena a no escribir durante cinco años.

Su obra cumbre es Aurora que afirma fue compuesta "bajo el impulso de Dios", fue escrita en 1612 y resulta un trabajo increíble de haber sido realizado por un hombre sin ninguna instrucción.

Boehme no tenía intención de publicar este trabajo, y sólo lo hizo circular entre algunos amigos, quienes lo difundieron sin su consentimiento. Aurora fue entonces  considerada un trabajo herético por lo que Boheme fue encarcelado y se le prohibió escribir

Aurora es una obra imaginativa que explica el relato bíblico del Génesis en un lenguaje alquímico, misterioso y de lectura ardua, fruto de una potente imaginación religiosa. Se trata de una obra que señala una vía del pensamiento religioso de enorme originalidad e imaginación.

Boehme dejó un legado muy importante para quienes ejercemos el oficio de escribir, para él escribir era una operación sagrada, mágica y misteriosa, cada letra consistía en una emanación de Dios, las palabras formadas por las letras representaban la creación y las oraciones formadas por las palabras, la magia de la Creación. Así mediante la escritura, la vida se transforma en signos que contactan Cielo y Tierra, Espíritu con Espíritu.

Acerca de sus escritos, el mismo declara: «Éste es mi obispado».

En estado de Iluminación él escribía lo que estaba viendo “bajo el impulso de Dios”  y los sentimientos propios que le suscitaban las visiones. De aquí la terrible fuerza que trasmite la lectura y meditación de Aurora.

En Aurora desarrolla la esencia Divina y la esencia de la Naturaleza, la primera como la Santísima Trinidad: Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo como Dios Único. Pasa luego a insertar la esencia Divina en  la esencia de la Naturaleza.

De ambas esencias surgen las respectivas sustancias con que se crean ángeles y hombres, ambos a semejanza de Dios. Se explaya sobre el Reino Angelical, su creación, actividades, morada y su relación con Dios y la fuerza Divina.

Luego desarrolla la caída de Lucifer y la corrupción de la Naturaleza.

Pasa después a describir los siete días de la creación y el profundo misterio del cosmos y sus comienzos.

La obra está dividida en 27 capítulos, que desarrollan temas como la divina esencia en la Naturaleza, la creación de los santos ángeles, el amor de Dios, la caída del reino de Lucifer: Cómo Lucifer, el más bello ángel del cielo, se convirtió en el más aborrecible demonio

Así Jacob Boheme, quien comenzó su vida con el oficio de zapatero y sin ninguna formación académica, se convirtió en  un místico enérgico que dejó en Aurora un legado interesantísimo y en partes misterioso que creo que es de lectura ineludible para los estudiosos del misticismo y que siempre dejará en el lector lecciones que lo ayudarán a mejorar su bienestar, tanto el propio como el colectivo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias