lunes 25 de octubre de 2021 - Edición Nº1055

Cultura | 23 sep 2021

FLORES DE BACH | CUMPLEAÑOS

Eduardo Bach, un médico que legó grandes conocimientos acerca de las propiedades curativas de las plantas

El 24 de Septiembre de 2021 sería el cumpleaños 135 del Dr. Eduardo Bach, de forma que dedicaremos este espacio a honrar su memoria en gratitud a los conocimientos que nos legó.


Las propiedades curativas de las plantas son conocidas por el reino animal antes que por el ser humano; por ejemplo, en la región keniana de África las elefantas comen hojas de una planta de la familia de las Boragináceas para inducir las labores de parto, las hembras lémures  preñadas en Madagascar se alimentan del árbol del tamarindo y de la higuera  para ayudar en la producción de leche y favorecer los trabajos de parto. Son conocidas las purgas que realizan los perros o la acción de animales lastimados de rasparse contra un sauce por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. De hecho el analgésico ácido salicílico debe su nombre al sauce, cuyo nombre botánico es Salix, su fuente original.

Se denominan plantas medicinales a aquellas que pueden utilizarse para tratar enfermedades. Son verdaderos laboratorios naturales donde ocurren procesos y se fabrican sustancias que tienen efectos curativos que el hombre ha podido comprobar a través del tiempo.

El uso de las plantas en la medicina se remonta a la prehistoria y se lo halla en civilizaciones de todas las latitudes y todos los tiempos. La ciencia actual ha permitido identificar, aislar y producir cientos de principios activos para el tratamiento de diversas enfermedades.

Sin embargo, no toda planta medicinal puede ser benéfica, de allí el cuidado y la prudencia imponen la participación de profesionales de la salud y la prohibición de la auto-medicación. Venenos, como la cicuta, el cianuro y las toxinas de setas venenosas, son productos tan naturales como la albahaca o el diente de león. ​ Asimismo, se han encontrado problemas de confusión entre algunas plantas y además contaminación con pesticidas y metales pesados. ​

En el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) se hicieron numerosas Normas Argentinas sobre el tema, bajo el nombre genérico de “Plantas medicinales”. En la confección de las mismas participaron científicos y técnicos de entidades tales como Facultad de Farmacia y Bioquímica (UBA), Universidades Nacionales y CONICET.

Las plantas medicinales pueden prepararse de diferentes formas: en infusiones, en cataplasmas, gárgaras, por inhalación o en el consumo directo, sólo por dar algunos ejemplos.

El Dr. Edward Bach (1886 – 1936), fue un médico homeópata nacido en el Reino Unido que ejerció su profesión tanto en hospitales públicos como en forma particular.

Dueño de una personalidad sumamente sensible e intuitiva planteó que las emociones impactan en la salud, influyendo tanto en la enfermedad como en la recuperación, propuso que “no hay enfermedades sino pacientes”, cada paciente debe tratarse en forma personal, atendiendo sus características psíquicas y emocionales en lugar de tratar una enfermedad.

Así estableció patrones emocionales y de comportamiento y propuso que personas con rasgos parecidos podrían presentar comportamientos parecidos a los posibles tratamientos. También concluyó que una solución a las enfermedades podía hallarse en el mundo vegetal, en las flores, y que éstas pueden actuar terapéuticamente en los procesos emocionales que preceden y acompañan la enfermedad.

A partir de 1931 abandona toda su práctica médica y se dedica a investigar en el campo distintas flores y métodos de tratamientos y de aplicación. Hasta su fallecimiento en 1936 desarrolló 38 esencias florales con distintos efectos curativos. Las esencias florales son tinturas extraídas de flores seleccionadas que tienen la propiedad de actuar sobre los estados emocionales, anímicos y psíquicos.

Los remedios para consumo pueden tomarse directamente del gotero y sólo son necesarias unas pocas gotas. También pueden agregarse las gotas en un vaso de agua. En casos urgentes la dosis puede repetirse cada pocos minutos, para casos graves cada media hora y en tratamientos normales cada 4 horas.

El Dr. Bach definió 38 estados disfuncionales que podían ser tratados cada uno con una planta específica. Finalmente, agrupó estas flores en siete categorías según los casos a tratar:

  1. Para el temor
  2. Para la incertidumbre
  3. Para el desinterés en las circunstancias actuales
  4. Para la soledad
  5. Para la hipersensibilidad
  6. Para el desaliento o la desesperación
  7. Para la preocupación excesiva por el bienestar de otros.

Tienen un alto porcentaje de efectividad tanto en problemas agudos o crónicos y en enfermedades psicosomáticas. Su uso es sencillo, seguro e inofensivo, no crean hábito ni dependencia, cuando han logrado el efecto buscado se suspende su uso sin consecuencias. No tienen problemas de interacción medicamentosa, contraindicaciones, su rango de aplicación es muy extenso y pueden utilizarse en cualquier etapa de la vida.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias