miércoles 22 de septiembre de 2021 - Edición Nº1022

Cultura | 14 sep 2021

HOLISTICA

Karl Gustav Jung: arquetipos psicológicos

Es conocido el interés con el que los primeros psicoanalistas intentaron retratar los mecanismos del inconsciente, entre ellos uno de los más importantes fue Carl Gustav Jung.


Por José María Caracuel

Jung transportó el psicoanálisis a un plano en el que los fenómenos ancestrales que se producen a nivel colectivo dan forma a la individualidad del ser. Y lo hizo a través de un concepto llamado "arquetipo".

Jung propuso que creía que "lo inconsciente" que habita en nosotros es  una composición de aspectos individuales y colectivos. Esta parte secreta de nuestra mente tiene, por así decirlo, un componente heredado culturalmente, una matriz mental que da forma a nuestra manera de percibir e interpretar las experiencias personales que nos ocurren.

Los arquetipos son la forma dada a algunas experiencias y recuerdos de nuestros primeros antepasados, esto implica que no nos desarrollamos de manera aislada al resto de la sociedad, sino que el contexto cultural nos influye en lo más íntimo, transmitiéndonos esquemas de pensamiento y de experimentación de la realidad que son heredados.

Así, los arquetipos pasan a ser patrones emocionales y de conducta que determinan nuestra manera de procesar sensaciones, imágenes y percepciones.. De alguna manera, para Jung los arquetipos se acumulan en el fondo de nuestro inconsciente colectivo para formar un molde que le da significado a lo que nos pasa.

Los símbolos y mitos que parecen estar en todas las culturas conocidas, son para  Jung una señal de que todas las sociedades humanas piensan y actúan a partir de una base de conocimientos y emociones  que no sólo depende le las experiencias propias personales sino que incluyen un inconsciente colectivo que actúa sobre los individuos.

Los arquetipos de Jung son, de alguna forma, patrones de imágenes y símbolos que aparecen bajo diferentes formas en todas las culturas y que se heredan de generación en generación. Por definición, dice Jung, estas imágenes son universales y pueden ser reconocidas tanto en manifestaciones culturales de distintas sociedades como en el habla, el comportamiento de las personas y, por supuesto, en los sueños.

Hay ciertas formas de clasificar los distintos arquetipos. Por ejemplo, existen eventos arquetípicos como el nacimiento o la muerte, temas arquetípicos como la creación o la venganza, y figuras arquetípicas, como el viejo sabio, la virgen, etc.

Jung  postuló un gran número de arquetipos diferentes, algunos ejemplos son los siguientes:

1. Ánimus y Ánima: El Ánimus es la vertiente masculina de la personalidad femenina, y el Ánima es el arquetipo de lo femenino en la mente del hombre. Ambas están relacionadas con las ideas que se asocian a los roles de género.

2. La Madre: Para Jung, el arquetipo de la Madre nos permite detectar conductas e imágenes relacionadas con la maternidad tal y como la han ido experimentando nuestros ancestros.

3. El Padre: El arquetipo del Padre representa para Jung una figura de autoridad que ofrece una guía sobre cómo vivir la vida basándose en su ejemplo.

4. La Persona: El arquetipo de la Persona representa la vertiente de nosotros mismos que queremos compartir con los demás, es decir, nuestra imagen pública.

5. La Sombra: Al contrario de lo que pasa con la Persona, la Sombra representa todo aquello de nosotros mismos que queremos que permanezca en secreto, porque es moralmente reprobable o porque es demasiado íntimo.

6. El Héroe: El Héroe es una figura de poder que se caracteriza por luchar contra la Sombra, es decir, que mantiene a raya todo aquello que no debe invadir la esfera social para que el conjunto no se vea perjudicado. Además, el Héroe es ignorante, ya que su determinación le lleva a no pararse a reflexionar continuamente acerca de la naturaleza de lo que combate.

7. El Sabio: Su papel es revelarle al Héroe el inconsciente colectivo. De algún modo, el arquetipo que recibe el nombre de  Sabio arroja luz sobre la senda del Héroe.

8. El Embaucador: El arquetipo del Trickster, o el embaucador, es el que introduce las bromas y la violación de las normas preestablecidas para mostrar hasta qué punto las leyes que explican las cosas son vulnerables. Pone trampas y paradojas en la senda del Héroe.

Carl Jung propuso que los cinco arquetipos principales del inconsciente colectivo de las personas son: el ánima, el ánimus, la sombra, la persona y el sí mismo.

De esta forma, los arquetipos defienden la propuesta de Jung del inconsciente colectivo y hacen referencia a las representaciones mentales comunes a  todas las personas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias