miércoles 22 de septiembre de 2021 - Edición Nº1022

Cultura | 29 ago 2021

HOLISTICA

Alquimia, el Jeroglífico Monádico

“El que no comprenda, que estudie o que se mantenga en silencio, pues no hay peor crítica que la que nace de la ignorancia.” John Dee (1527- 1608)


John Dee, fue un personaje de mucha reputación  en la Inglaterra Isabelina, cultivó las matemáticas, la astrología, la alquimia y la geografía, junto con muchas otras disciplinas, lo que le valió el reconocimiento de la comunidad científica internacional. Ejerció una fuerte influencia en  la vida de la Inglaterra Isabelina. A lo largo de su vida Dee acumuló la biblioteca más grande en Inglaterra y una de las más grandes en Europa

En 1583, viajó  a la Europa Continental, donde estuvo completamente abocado  al estudio de Rituales Mágicos,  “Una Verdadera y Esplendorosa relación se estableció entre el Dr. John Dee y algunos Espíritus”, escribiría años más tarde en sus memorias Edward Kelley, quien lo acompañó en esos años y que  narra toda clasede experimentos paranormales e increíbles experiencias.

Cuando regresó  a Inglaterra, su situación se deterioró dramáticamente, fue centro de persecución política y religiosa y finalmente regresó en condiciones precarias a su casa de Mortlake, en donde falleció en un estado penoso en 1608.

Debido al escándalo que causó la publicación de su obra “Jeroglífico Monádico”, John Dee ha sido conocido durante muchos  años como un excéntrico investigador de las Ciencias Ocultas, sólo desde hace muy poco tiempo se le hizo justicia y es reconocido como un mecenas de las ciencias.

Dee escribió “El Jeroglífico Monádico”en trece días,  justamente del 13 al 25 de Enero de 1564. Seguidamente escribió una carta de dedicación a Maximiliano II,  donde expone con todo detalle las razones, los ideales y los propósitos de su obra,  asegurando que “este libro, reorganizaría la gramática, cambiaría la noción de los números, revolucionaría la geometría y la lógica, la música, la óptica y la astronomía, e incluso, las ciencias ocultas y la filosofía.”

En esta  obra se encuentran estudios de Matemáticas, Alquimia, Kabalah y  Astrología. Presenta  24 Teoremas que contienen las enseñanzas, que se basan principalmente en figuras y símbolos  de uso común en la Alquimia, especulando acerca de las abstracciones que estas figuras representan.

Destaco una advertencia que Dee introduce en la obra, por la enorme vigencia que sigue teniendo en nuestros días: “El que no las comprenda, que estudie o que se mantenga en silencio, pues no hay peor crítica que la que nace de la ignorancia.”

En su tiempo `El Jeroglífico Monádico` conmocionó a los círculos científicos y fue repetidamente editado, estudiado y comentado por  filósofos, matemáticos y astrónomos. Con el paso del tiempo fue relegado al campo estricto de lo Oculto, y así es como llega a nuestros días.

En el Jeroglífico se presenta la Doctrina de las Correspondencias, en la que se expone que  si observamos atentamente el mundo material, encontraremos en él claramente definidas las letras que conforman al Alfabeto Divino así como los designios de este.

La Mónada que presenta  Dee, similarmente a la Mónada Pitagórica o la de Leibniz,  representa al mismo tiempo, la génesis, la esencia  y la evolución del Cosmos.  Hacia fines del siglo XX se llegó a proponer que la Mónada es la mente humana, o también que “la Mónada es a la mente, lo que la luz es a los ojos”.

Valiéndose de la Imaginación, la Inspiración y la Intuición Dee toma parte en los designios divinos: la redención, y a la vez, la transmutación de los mundos.  Un trabajo tan aparentemente abstracto muestra como las matemáticas más sencillas representan las formas de las fuerzas que operan en cada nivel y en cada esfera.

La materia que nos conforma es energía pura en su esencia. Nada sedestruye, todo se mantiene en una eterna y continua transmutación y transformación, y la esencia y el principio de la vida se mantiene siempre.

Nada es completamente absoluto, todo es relativo  al punto de vista, al sentimiento y al pensamiento, a la comparación y al entendimiento,o al nivel de conciencia si se prefiere.

La Mónada representa nuestra esencia máxima espiritual, llegar a entenderla nos ayudará a transmutar nuestra visión de la vida, del Universo, y con ello, a transmutar la materia y los conocimientos al mismo tiempo que nos transmutamos a nosotros mismos.Por lo tanto, no es extraño que Dee asegurara que pudiera relacionarse con el mundo espiritual directamente, dándole forma real y práctica a las Invocaciones y enseñanzas recibidas en el Más Allá.

John Dee se reservó las Claves para transmitirlas oralmente a sus alumnos más cercanos, pero con su trabajo, dejó abierta la puerta a la investigación y al estudio del Jeroglífico Monádico, para que aquellos que realmente se apliquen, descubran por si mismos el Sendero que desvela sus secretos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias