jueves 29 de julio de 2021 - Edición Nº967

Locales | 14 jun 2021

UN VECINO PRESTO SU CAMIONETA

La Colifata festejó sus treinta años frente al mar, con arte, solidaridad, amigos y choripan

A raíz del préstamo de un vehículo que realizara un vecino de Santa Teresita para remolcar la Tienda Móvil de la Radio La Colifata, un grupo de sus integrantes viajó a La Costa, festejaron los 30 años de la emisora, realizaron un programa en vivo desde la Casa de la Memoria y la Cultura en Mar del Tuyú, y en una acción de arte colectiva, pintaron frente al mar, el vehículo que será un nuevo estandarte para encabezar la radio nómade, la radio itinerante donde ponen en valor la realidad de distintos barrios transmitiendo en vivo desde esos lugares, y aprovechan para montar una feria de productos colifatos y de otros sectores que la están pasando mal.


El sábado, al cumplirse 30 años de vida de La Colifata, se realizó un programa de radio en vivo desde la Casa de la Cultura y la Memoria de Mar del Tuyú, con la participación de los directores de Cultura y Derechos Humanos de la municiplidad de La Costa, Gustavo Romagnoli y Alejandro Laregina respectivamente.

"Me gustó mucho que se hable de derechos humanos, y lo que dijo Larregina, que la salud mental es un derecho humano básico, fundamental. Yo era consumidor de multiples sustancias, no consumo más, hace dos años que no fumo más, y me gustaría dejar este mensaje para los que leen el diario: se puede salir. Es necesario rodearnos de afectos, familiares, amigos, gente que a uno lo quiera, y pedirle a Dios, no que nos solucione los problemas, que nos ayude a sanar que los problemas los resolvemos nosotros. Estoy muy contento de estar en Santa Teresita, yo no conocía el mar", nos dice Maximo Luna, quien oficia de reportero en el video que incluimos en esta nota y es uno de los "colifatos" que visitó La Costa.

LA COLIFATA NACE COMO RECONEXION AL MUNDO EXTERIOR

Alfredo Olivera, fundador y director de La Colifata, nos cuenta de los comienzos, hace 30 años, de ésta que hoy, es una emisora de radio más: "yo empecé como voluntario en el hospital en un grupo que se llama Coperanza, y en esa época había más de 1200 pacientes internados, de los cuales más del 60 % habían perdido toda conexión con el mundo exterior. Esto además del padecimiento crítico que representaba, exponía la imposibilidad de las instituciones de guardar personas por tiempo indeterminado. Ante esa desconexión con el mundo exterior, la radio aparecía como un instrumento idoneo, invisible pero potente, que permitía saltar el muro. Entonces lo que hacía era ir al hospital con un grabador de periodista, nos poníamos a charlar sobre distintos temas, se grababa, y luego con un grabador de doble cacetera, editaba microprogramas, que los distribuíamos en radios, primero en la ciudad de Buenos Aires y en provincia, y después muy rapidamente empezó a expandirse hacia el interior. De ese modo las radios amigas retransmitian y se escuchaba colifata, y muchos oyentes llamaban por teléfono, nosotros grabábamos los mensajes y eso es lo que volvía el otro sábado al hospital, es decir los que estaban allí internados escuchaban parte de lo que habían hablado, pero también escuchaban los mensajes de la gente, así nace esta dinámica llamada La Colifata, que lo propuso un oyente y lo votó la mayor parte de la audiencia. Así nació y se fue convirtiendo en un instrumento no solamente para intervenir en cómo se estigmatiza a las personas que tienen algún diagnóstico psiquiátrico, sino que fuimos dandonos cuenta que contar con un espacio donde la palabra era valorada, donde existía la posibilidad de dirigirse a otro y que esos otros nos hacían saber que eran escuchados, tenía aspectos muy positivos en las personas, y entonces empezamos a pensarlo en terminos terapéuticos también, además. Y bueno se trata de eso La Colifata: un dispositivo abierto que impacta en lo social, y al impactar en lo social, también impacta en el proceso de recuperación de un grupo de personas con sufrimiento mental". 

"Y bueno, se trata de eso La Colifata: un dispositivo abierto que impacta en lo social, y al impactar en lo social, también impacta en el proceso de recuperación de un grupo de personas con sufrimiento mental", Alfredo Olivera, director. 

"Hoy La Colifata es una radio más, entre otras, transmite en la frecuencia 100.3 desde el hospital para las personas que están en situación de internación pero también en la semana, transmite desde los estudios externados, así los llamamos, es un estudio profesional en un barrio, Villa Ortuzar, tanto la actividad del borda como del barrio, se conecta a la antena y a internet, y además hay un tercera que es la radio itinerante, la radio nómade. Por ejemplo ayer hicimos una radio en vivo y en directo, transmitiendo por antena para Buenos Aires, y por internet, con las nuevas tecnologías, por Zoom, WhatsApp, etc, desde aquí, desde Mar del Tuyú, desde la casa de la Memoria y la Cultura". 

NUEVOS PROYECTOS, INCLUSION EFECTIVA

"La Colifata desde hace algunos años, ya no se plantea solo en un sentido terapeutico y recuperar la dimensión de la palabra como eso que da sentido a la existencia, sino que además se empezó a pensar, como un espacio que crea lazo social, eso fue siempre, pero nos dimos el horizonte y el objetivo que podemos ser un proyecto que tenga presente la inclusión social efectiva, en términos económicos, entonces empezamos a pensar también, la radio como una herramienta que ayude a personas con diagnóstico psiquiátrico a ir saliendo de la pobreza", cuenta Alfredo. 

Y agrega; "en ese contexto, comenzamos un proyecto nuevo, que es comprar una tienda móvil, para que Colifata cada vez que sale, pueda realizar pequeñas ferias de venta de productos colifatos, esto le da trabajo a sus integrantes, pero la idea es vender no solamente productos propios, sobre todo productos de terceros, de esos colectivos que también están peleándola por salir de la pobreza. Unos oyentes que vinieron con nosotros a Santa Teresita nos donaron una camioneta, lamentablemente hace un mes y medio esa camioneta la robaron. Luego de hacer una campaña de difusión aparece un oyente de la radio, Jorge, y nos dice: "Está bueno que hagan la campaña, yo no tengo para comprarles una camioneta, pero tengo una Estanciera, modelo 57, motor Chevy 250, y bueno, si les sirve se las puedo prestar hasta tanto consigan la otra". Cuando nos cuenta esto, lo compartimos en la radio, y más de una persona dijo que "si es en Santa Teresita, está barbaro, yo no conozco el mar", y bueno, la situación de robo la convertimos en una hermosa experiencia para que algunos conozcan el mar y además tambien para venir a buscar la camioneta que nos va a servir para traccionar la tienda móvil de La Colifata, que les va a dar trabajo a los colifatos y les va a permitir a los colifatos generar trabajo para otros sectores de la sociedad, de la comunidad, que si bien no están estigmatizados ni diagnosticados por locos, están también arrazados por la pobreza y la falta de oportunidades". 

"En definitiva lo que hacemos es crear condiciones nuevas, para que se pueda experienciar lo que tiene que ver con la dignidad y con el intercambio. No es siempre pedir, si no también saber que todos podemos dar y sobre todo encontrarnos y producir Horizontes nuevos. Así, que para eso vinimos, mirá, ahora estamos a punto de comernos unos "choris", dice Alfredo para cerrar este diálogo señalando la parrilla.

EL FESTEJO DE LOS TREINTA AÑOS

En efecto, Jorge Winter, quien donó la camioneta, se acercó a un vecino a preguntar si tenía una parrilla, y resultó ser que Joni, el vecino, conocía la colifata por su padre que tenía un remis en Buenos Aires y escuchaba esa radio. No sólo prestó la parrilla, ofreció su casa para hacer este encuentro mientras a 100 metros, otro grupo hacía una intervención colectiva pintando la camioneta.

"Y así se van enlazando las historias, festejando los 30 años de La Colifata, en la casa que prestó un vecino que ayer cumplió también 30" comenta Olivera, quien está viviendo en Francia y desde allí trabaja para La Colifata en Argentina, ya que está contratado por el estado Frances para trabajar en Salud Mental, desarrollando proyectos similares a los que empezó hace 30 años en nuestro país, en una región lindera a Paris. En tiempos pandémicos, han adoptado nuevas tecnologías, han montado otro estudio y desde nuevas plataformas como Zoom y otras, pueden continuar en el aire y avanzando en el proyecto que le dio razón de ser a La Colifata: recuperar la dimensión de la palabra como eso que da sentido a la existencia. 

Cabe destacar, que por la situación de pandemia, como lo indican las fotos, siempre se desarrollaron las actividades en grupos de no más de 10 personas, así se fueron disponiendo las distintas tareas, un grupo para las compras y prender fuego, otro para cocinar, y otro para pintar, así fueron rotando las responsabilidades permitiendo disfrutar a todos de un hermoso domingo a orillas del mar. 

Los colifatos pernoctaron en Nueva Atlantis, en un alojamiento que les facilitaron, y hoy se disponían a emprender su regreso a Buenos Aires con un preciado regalo: Santiago Carrara, de Radio Libre de Santa Teresita, les donó un repuesto para un Citroen que tuvieron que dejar en la ruta por un desperfecto mecánico. Es como dice Alfredo: "y así es como se van enlazando las historias".

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias