miércoles 14 de abril de 2021 - Edición Nº861

Regionales | 5 abr 2021

pandemia en la region atlantica

Pese a la "inmadurez" de Montenegro, el gobernador y Barrera opinan que hay que trabajar en conjunto

Axel Kicillof y el intendente de Villa Gesell coincidieron en la necesidad de seguir trabajando en conjunto todos los intendentes de la región con pautas epidemiológicas y medidas de circulación comunes -tal como se vino haciendo hasta ahora-, para enfrentar la segunda ola de la pandemia. Ambos mandatarios aseguraron que más allá de las posiciones políticas y las diferencias ideológicas, hay que trabajar en conjunto para que las medidas sean efectivas.


La segunda ola empieza a mostrar el ascenso en la curva de contagios, y en la región luego de un fin de semana largo con gran cantidad de visitantes, crecen las expectativas acerca de lo que pasará en materia de restricciones y nuevas medidas.

Lo que está claro, es que la región seguirá mostrándose como un todo para evaluar la situación epidemiológica y tomar medidas en conjunto, pese a las diferencias mantenidas con Guillermo Montenegro, intendente de General Pueyrredon, cuya ciudad cabecera es Mar del Plata.

Al respecto, se refirieron el gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof y el jefe comunal de Villa Gesell Gustavo Barrera. Ya días atrás el gesellino había expresado que el marplatense Montenegro "se maneja como un patron de estancia". Consultado sobre estas declaraciones estimó que "el no acatar el teletrabajo que propuso el gobierno en la administración pública, fue una decisión desafortunada del intendente de Gral. Pueyrredón. No se puede exponer a los trabajadores municipales", dijo. 

Este domingo, el gobernador bonaerense se refirió al vínculo con el intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro: "En política, porque a nivel personal yo no lo conozco, es un hombre que se mueve siempre en una frontera de ambigüedad, que no confronta plenamente, pero a veces tensiona. A mí me parece innecesario, me parece que es un punto de inmadurez"

En declaraciones a Faro Noticias acerca de la continuidad del manejo de la pandemia en la región, Gustavo Barrera aseguró que "si las medidas no se toman en conjunto en todos los municipios de la costa Atlántica terminan no siendo efectivas", por lo que consideró que a pesar de diferencias políticas e ideológicas, "hay que trabajar en conjunto por el bien de los habitantes de la región".

El jefe comunal contó que a pesar de la gran cantidad de turistas que visitaron durante Semana Santa Villa Gesell, se observó que por las disposiciones sanitarias y los controles que llevó adelante el municipio, esto no significó un riesgo por el avance de la segunda ola

Al respecto, Barrera manifestó que la situación en el municipio se ha retrotraido al comienzo de la temporada cuando se observó un ascenso de casos: prohibición de circulación nocturna, cierre de playa de 23 a 06, control irrestricto para evitar fiestas ilegales, continuar con las postas sanitarias y avanzar en la vacunación masiva, entre otras medidas que incluyen una campaña de concientización sobre los cuidados para evitar la propagación del virus. 

Este sábado, el gobernador mantuvo una reunión con los intendentes de los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires para evaluar la situación epidemiológica del distrito y debatir medidas y propuestas ante la llegada de la segunda ola, que está produciendo un aumento exponencial de contagios, la última semana se ha producido un nuevo record

Por otro lado, sobre el manejo de la pandemia en la región y las rebeldias y críticas de Montenegro, Kicillof afirmó que "cada tanto hay una declaración en el diario, o una cañita voladora en este sentido, pero yo me lo tomo folklórico ya a esta altura. Creo que lo que hay que hacer es trabajar en conjunto", señaló.

Cabe destacar que también el intendente de Pinamar Martín Yeza, -al igual que Montenegro perteneciente a las filas de Juntos por el Cambio- se convertio en su momento en un obstáculo para la toma de desiciones en conjunto. "La actitud irresponsable de Yeza pone en riesgo a toda la región", manifestó en esa oportunidad Gustavo Barrera sobre su vecino. La realidad le dio la razón, allá por octubre explotaron los contagios en Pinamar que llegó a los casi 400 casos activos.  
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias