miércoles 14 de abril de 2021 - Edición Nº861

Locales | 18 mar 2021

ESCRIBE UN VECINO

A propósito de la sudestada

Tal vez algún día entendamos que "estamos de paso" y no por mucho tiempo (comparado con otros fenómenos y procesos naturales) en esta vida y planeta.


Creemos que podemos construir a cincuenta metros del mar y que eso estará ahí para siempre. Un día ocurre una sudestada y se lleva todo. Lo interpretamos como que el "mar se enojó" como si nosotros fuéramos tan importantes, todo lo hacemos autoreferencial; el mar se enojó con nosotros (Ja!). 

Tal vez si tuviéramos más respeto por la naturaleza, si cambiáramos nuestra relación con ella, sería diferente. Ahora vendrá la hora de echar culpas a alguien sobre si las obras estaban hechas o no, si estaban bien o mal hechas. 

El problema es más de fondo: NO DEBERÍA HABER CONSTRUCCIONES en toda esa franja litoral, así de simple. Todo lo que hagan (nuevas bajadas y hasta los gaviones) será provisorio para enmendar un error que data de años y que fue edificar en terreno que el mar y sus tormentas, normalmente cada tantos años, inunda y arrasa. 

Sacamos los médanos o los destruimos andando en cuatriciclo o en 4x4. Esos médanos hubieran frenado perfectamente esta crecida. No se puede todo, tenemos que elegir.

Hace miles de años, donde yo estoy sentado escribiendo esto (Calle 5), había mar. Cuestiones geológicas, climáticas y demás hicieron que el mar ingrese muchos kilómetros, casi hasta la actual ruta dos. 

Esos fenómenos son superiores a nosotros y volverán a ocurrir, así que aprendamos a conocer, respetar, obtener recursos de forma adecuada y sustentable, y convivir con los ecosistemas.

Pablo Adrian Otero, vecino de Santa Teresita

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias