miércoles 14 de abril de 2021 - Edición Nº861

Locales | 18 mar 2021

PARTIDO DE LA COSTA

La sudestada derrumbó una emblemática casa en San Clemente del Tuyú

Era la única casa que quedaba sobre la avenida costanera, resistió otras sudestadas con la ayuda de contenciones hechas con enormes bolsones de arena y espigones construidos por Roberto, su dueño, con la ayuda de vecinos. Una costanera de la cual ya no quedan vestigios, el mar avanza en la zona sur de la localidad.


Tan solo un pedazo de pared y un contrapiso dan cuenta que allí hubo una casa, que guardaba muchas historias. De vecinos que se juntaban para jugar al truco, pescar, comer una asado o tomar unos mates. Pero hubo un hecho que la convirtió en emblemática y trascendió los límites de Playa Grande, allí se filmó la película El Premio.

El filme y el movimiento de actores, realizadores, camarógrafos, técnicos, asistentes, y todo el movimiento que genera la filmación de un largometraje, fueron tejiendo otras historias, a la vez que se recreaban las circunstancias que dieron vida al guión de la película: su directora había vivido en San Clemente del Tuyú junto a su madre, en tiempos de la dictadura militar y el filme narra las vivencias de una niña viviendo en situación de ocultamiento, ya que su madre temía que se las "llevaran" los militares.

El filme abrió un profundo debate en San Clemente del Tuyú sobre los oscuros tiempos de la dictadura militar y afloraron negros recuerdos guardados en el inconsciente colectivo; protagonizado por alumnos, docentes y vecinos de la localidad, su estreno colmó en varias funciones las instalaciones del Cine Tuyú.

El derrumbe de la casa, como la película, también abre un profundo debate en la comunidad sanclementina, en este caso, sobre el avance del mar y nuestra relación con la naturaleza. 

Aunque las circunstancias son distintas, la cuestión es la misma, se trata del comportamiento de los humanos. Se trata de una discusión que tiene que ver con la vida, con el respeto hacia el otro, ya sea un igual, u otra especie. Ya sea una comunidad o un montón de granitos de arena que forman un médano y es necesario preservar.    

"El mar se llevó la casita donde filmamos el premio. Así comenzaba el texto fundacional del proyecto... "El mar se lleva las ventanas y la puerta", recuerdo el sentimiento que me producían las sudestadas. Una mezcla de congoja y euforia".
Paula Markovitch - Mexico - 17.03.21

El derrumbe de la casa pudo terminar en una tragedia. Cuando vecinos acudieron al lugar viendo que el agua podría ingresar en la vivienda, uno de ellos -Jorge- a quien Roberto le había dejado una llave, no podía abrir la puerta. Entonces pidió a su esposa Miriam, que fuera hasta su casa a buscar herramientas para romper la puerta y luego arreglarla, y así poder ingresar. 

Cuando Miriam se disponía a ir en busca de una masa y un cortafierro, "ya está le dijo" Roberto, se abrió la puerta y automaticamente se derrumbó la vivienda. Dice que otra vecina que también había ido a ver si podía ayudar en algo, "sintió que el piso se movía y se alejó rápidamente, en ese momento se cayó la casa".

Alicia, Judith y Cristian, vecinos de Playa Grande, también fueron a ayudar a tratar de rescatar lo poco que quedaba de la casa, apenas un freezer, una garrafa, un mediomundo, un colchón y alguna otra cosa de valor. "Todo lo demás, sillas, mesas, camas, cañas de pescar, todo lo que había en la casa, flotando entre las olas. Una cosa muy triste", cuenta Miriam a Faro Noticias.

Consultada que dijo Roberto que se encontaba en Buenos Aires sobre el hecho, "lloramos juntos por teléfono", manifestó.

Alejandro Lopez | Faro Noticias

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias