miércoles 14 de abril de 2021 - Edición Nº861

Locales | 17 mar 2021

CORONAVIRUS

Los pros y los contras en el Partido de La Costa ante la inminente llegada de la segunda ola

Un aumento mínimo pero sostenido de casos en las tres últimas semanas, la mirada de lo que sucede en Europa y países limítrofes, más la aparición de nuevas cepas, indican que es inminente la llegada de una segunda ola de contagios de Covid-19. El cuadro de situación local.


A un año del inicio de la pandemia, en el partido de La Costa como en el resto del país, es inminente la llegada de una segunda ola de contagios, que presumiblemente, será más fuerte que la primera, aún en proceso de vacunación. 

En el mejor de los casos, si hubiera una cantidad considerable de inmunizados en los grupos de personas que están en la primera linea de batalla contra el virus, en quienes padecen enfermedades de base, y en mayores de 60 años, se logrará reducir las muertes, pero lamentablemente no, el número de contagios. 

Y paradógicamente, si aumenta el número de enfermos, aumentan las posibilidades de fallecimiento, lo que nos vuelve a la ecuación inicial que aún en caso de tener parte de la población vacunada, la llegada de la segunda ola se convierte en un riesgo ante el cual debemos anticiparnos y tomar todas las medidas de cuidados que el caso amerita.

CUADRO DE SITUACION LOCAL 

Como muestra el gráfico, hay un aumento mínimo y sostenido de casos de Covid 19 desde el 15 de febrero al 8 de marzo, de aproximadamente un 20%, tanto en el interior (de 1721 subió la cifra a 2139) como en el AMBA (de 2325 a 2763).

 

En el partido de La Costa sucede a la inversa, el 15 de febrero teníamos 181 casos y el 8 de marzo 131, lo que supone una disminución, pero esto no es así, ya que en relación a la cantidad de gente que habitaba el distrito en plena temporada y la que hoy hay en La Costa, seguramente un análisis estadistico indicará que los casos han aumentado en relación a la cantidad de habitantes. 

Ahora bien, si tomamos el número de casos que había el 8 de marzo en el Partido de La Costa -fecha que no es caprichosa, coincide con el último cierre de provincia como indica el gráfico- y lo comparamos con el último informe de este 16 de marzo, podemos observar que los casos han aumentado de 131 a 158, lo que da un 20% de incremento en los contagios por Coronavirus. 

Esto debe prender una luz de alerta en la población del Partido de La Costa, y volver a la instancia de máximo cuidado como en el inicio de la pandemia. Máxime, en momentos en que nos planteamos reaperturas de actividades y empezar a vivir un invierno dentro de la mayor "normalidad" posible. Esto será posible, valga la redundancia, si extremamos los cuidados, de lo contrario todo indica que volveremos a las restricciones.

Los pros y los contras

Dentro de las ventajas y desventajas que nos plantea la llegada de una segunda ola en el Partido de La Costa, podemos decir que nos encontramos con fortalezas y debilidades, producto de una realidad a la que estamos suscriptos, y de nuestros usos y costumbres que hemos adquirido tras un año de pandemia.

La mayor desventaja es que en marzo de 2010, teníamos los primeros casos, algunos llegados del exterior, otros del AMBA, pero alcanzaban los dedos de una mano para contarlos. Hoy arrancamos esta entrada paulatina al otoño con 158 casos, si tenemos en cuenta la variable de multiplicación de contagios que produce este virus, es para alarmarse. 

Otra de las desventajas es el largo período de aislamiento y cuidados que produce cansancio, y también, cierto relajo en los cuidados producto de una temporada en que tuvimos que exponermos por cuestiones de trabajo o decidimos hacerlo por motivo de visitas de familiares, amigos, etc. Esto ha producido una inercia en la que cada vez nos cuidamos menos.

Pero sin lugar a dudas, la desventaja mayor trasciende nuestro territorio y nuestra propia realidad, y es la aparición de nuevas variantes de Covid-19 más contagiosas, que ataca a poblaciones más jóvenes, y en algún caso hasta es inmune a las vacunas o puede producir reinfecciones, tal el ejemplo de la cepa de Manaos, que está a la vuelta de la esquina, cruzando la frontera con Brasil. Ya la Organización Mundial de la Salud ha alertado sobre el peligro que representa esto para la región.

En cuanto a las ventajas, podemos decir que somos plenamente concientes de los cuidados, distanciamiento social, tapa bocas e higiene personal. Tenemos un sistema de salud que no es el mismo que hace un año atrás, dotado con más respiradores y camas, que no ha colapsado con la enorme cantidad de gente que visitó nuestras playas. 

Además, contamos con un hospital modular que no ha sido necesario usar, disponible con una veintena de camas más de terapia intensiva, y nuestros profesionales de la salud han adquirido la experiencia lógica que brinda un año de trabajo. En marzo de 2020, al principio de la pandemia era todo "nuevo", para ellos y para nosotros.

Como conclusión podemos decir que estamos ante un desafío enorme, la pandemia no solo no pasó, si no que estamos ante una inminente segunda ola que alerta a las autoridades nacionales. Así como nos preguntamos, ¿qué nos dice que lo que pasó en el mundo no llegará a la Argentina?, debemos preguntarnos ¿qué nos dice que lo que llegará a la Argentina no llegará al Partido de La Costa?

Ante este cuadro de situación, además de la vacuna que abre una enorme esperanza pero no es la solución, tenemos la obligación moral y colectiva de extremar los cuidados, y por sobre todas las cosas, pugnar por la solidaridad y unidad de todos los costeros, más, en esta situación de pandemia.

Alejandro Lopez | Faro Noticias 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias