miércoles 14 de abril de 2021 - Edición Nº861

Locales | 27 feb 2021

CHARLAS FRENTE AL MAR

Cicloturismo, cultura y salud: enriquecedor encuentro en el restaurante El Barco Hundido

En el restaurante El Barco Hundido, además de saborear exquisitas lisas y mariscos, al plato o en empanadas, y de estar frente al mar en un lugar único en San Clemente del Tuyú, podemos tener gratas sorpresas.


Caminantes, turístas ávidos de ver los mastiles de la embarcación que naufragó en 1883 - "el Her Royal Highness" nos dice Tati con su habitual amabilidad-, y buscadores de caracoles que llegan hasta alli, pueden convertirse en eventuales amigos con quien compartir un rato, charla de por medio, desde distintas realidades.

Este viernes pasó eso, me disponía a comer una muy rica empanada de lisa, cuando una persona ingresó al restaurante proveniente de la playa, con una sofisticada bicicleta y pidió permiso para ubicarla en el lugar, como un preciado tesoro. Cuando adivinó que con Tati estabamos por preguntarle algo, se adelantó y dijo: "Cicloturismo, vengo desde Nueva Atlantis".

Eso fue suficiente para iniciar una enriquecedora charla. Alejandro Dinamarca, tal su nombre, nos contó que es de la ciudad de La Plata e integra distintos grupos de cicloturismo, entre otros "La Loma". Son grupos de amantes de las dos ruedas, que organizan travesías de regularidad con fines turísticos, orientadas a visitar distintos puntos del país, y además, en los lugares que van logran generar un impácto económico, que en algunas ciudades o pueblos chicos, significan una ayuda para los bolsillos de los lugareños.

"Avisamos unos días antes de llegar y ya nos esperan con todo listo". Ya sea para conseguir alojamiento o reservar comida en algún restaurante. "Imaginate, para un restaurante de un pueblo que de golpe tengan 100 cubiertos, ayuda y mucho. Además, el cicloturismo, va acompañado de un mensaje de cuidado del medio ambiente y vida saludable, esa es la idea".

Rapidamente la charla, para mi sorpresa derivó en otro tema de singular importancia: la salud pública. Alejandro es músico, director de coros y actualmente trabaja en el "Programa Cultura y Salud", que depende del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Allí, desde la cultura, se implementan campañas de concientización en salud, en estos momentos se encuentran abocados a difundir y acompañar la campaña de vacunación.

"En esos momentos estoy trabajando un proyecto de realizar un coro en movimiento, ir llevando la música en bicicleta, con nuestros instrumentos, por distintos puntos del país. Sería la primera experiencia en este sentido y hay muchos músicos interesados en la propuesta".

Acto seguido, la charla derivó en la música como herramienta de resolución de conflictos. Y me contó -a esta altura de la charla quedé solo, Tati tuvo que retirarse a atender la cocina y darle una mano a su madre, que es la encargada de la cocina y todo se prepara en el momento- de una singular experiencia que llevan a cabo músicos del mundo, mediando en conflictos en relación al problema de los inmigrantes. 

"La música es ideal para intervenir y mediar en conflictos. Y los coros y orquestas populares, son una valiosa herramienta de inclusión. Está comprobado en distintas partes del mundo, que en ciudades donde hubo políticas culturales y artísticas hacia los jóvenes, se logró reducir el indice de delincuencia y el delito en un 50 %", dice Alejandro, y contó de una intervención hecha en Italia con inmigrantes nigerianos y la comunuidad nativa local, en donde lograron acercar las partes al diálogo.

"Ahí si que hay una grieta en serio, luego de hacer la intervención con el coro y la música, prendieron fuego el Centro Cultural donde se realizó el evento". Fue obra de los sectores más reaccionarios de la sociedad italiana que se oponen a cualquier diálogo con los inmigrantes, dice. Xenofobia es poco, pensé.

La conversación derivó en la posibilidad de hacer una raid de cicloturismo de Faro a Faro, recorriendo la costa Atlántica bonaerense. La idea de hacer una actividad desde el faro Querandí hasta el faro San Antonio con un mensaje concientizador sobre el cuidado del ecosistema marino, quedó flotando en el aire con el compromiso de aportar los dos a esta inicativa. Alejandro trasladará la idea a los integrantes de clubes de Ecoturismo, y yo sumaré voluntades en acompañar localmente la propuesta.

Así las cosas, en un hermoso, caluroso y último viernes de febrero, emprendí mi regreso a la redacción de Faro Noticias. Caminando por la playa, una certeza rondó mi cabeza, algo recurrente cuando tengo estos encuentros: "No todo es dinero en la vida", me dije. "Si!, hay otros intereses y otros valores", asentí.

  
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias