lunes 18 de enero de 2021 - Edición Nº775

Actualidad | 24 dic 2020

25 de diciembre

¡Feliz Navidad para todas y todos!

Aunque cueste imaginarlo la Navidad no siempre se celebró el 25 de diciembre.


En verdad no existe ninguna evidencia que permita afirmar esta fecha como la del nacimiento de Jesús. Ni en la Biblia, ni en los escritos hallados en  Nag Hamaddi conocidos como Los Evangelios Apócrifos, se menciona la fecha de nacimiento del Señor.

El Evangelio de Lucas (2: 4-8), por ejemplo,  relata que en la noche del Nacimiento: “Había en aquella misma zona pastores que vivían a campo raso y guardaban las vigilias de la noche sobre sus rebaños”. Esto induce a pensar en una noche cálida de estío en lugar de un  25 de diciembre, pleno invierno en el Hemisferio Norte; los rebaños deberían estar  en refugios en lugar de expuestos a las inclemencias del tiempo a cielo abierto.

A lo largo de los tiempos  se han propuesto varias hipótesis y fechas, pero ninguna definitiva.

Los primeros cristianos celebraban el nacimiento de Jesús el 6 de enero, el día que se conmemora a la epifanía de los Reyes Magos y el bautismo de Jesús.

Cabe preguntarse entonces, si no hay fecha exacta ¿por qué se celebra la Navidad el 25 de diciembre? El mérito de celebrarlo este día  se  atribuye al papa Julio I y al emperador Constantino el Grande. Para favorecer la conversión de los paganos, en el siglo III d.C., cristianizaron una de las fiestas paganas más populares que existían entonces en Roma (las Saturnales), y ambos decidieron que la Navidad debía coincidir con la fecha en la que se festejaba al "Sol Invencible" (Sol Invictus); una fiesta que se realizaba el 25 de diciembre para celebrar que a partir del final del solsticio de invierno los días iban a ser más largos.

Desde  la Antroposofía se despliega un argumento interesante: fue necesario que Dios encarnara como hombre para mostrar a la Humanidad el camino que garantizaría la elevación de la misma, para cumplir con su destino. Vale aclarar que lo que algunas religiones occidentales nombran Dios, tiene distintos nombres en otras creencias, para salvar esta pequeñez preferimos referirnos a Él como la Entidad Espiritual de Máxima Jerarquía. La fecha del 25 de Diciembre surge del hecho de que es el cuarto día tras el solsticio de invierno en el Hemisferio Norte.

Siempre dentro de este concepto antroposófico, en el invierno se disminuye el ritmo de la vida de la materia (las plantas se secan, animales invernan, etc.) y en oposición se despliega en todo su esplendor el mundo del espíritu.

En su numerología el 4, es el número que representa “la manifestación”. En la Biblia , en Génesis 1:14-19 se explica que el cuarto día de la creación, Dios creó el sol, la luna y las estrellas y con ello el día y la noche. “Entonces Dios dijo: «Que aparezcan luces en el cielo …. Que esas luces en el cielo brillen sobre la tierra»

El Evangelio de Juan (1: 4) dice: “… la vida era la luz de los hombres…”

Extractando estas dos referencias podemos resumir que el cuarto día apareció la luz y que  ésta era la verdadera vida de los hombres. De aquí deducen que el nacimiento del Mesías, cuatro días (el número de la manifestación, de la luz) después del 21 de diciembre (el solsticio de invierno, el comienzo del despliegue del mundo espiritual); tiene un significado simbólico muy importante, más allá de coincidir con el festejo del “Sol Invencible” de la comunidad no cristiana.

Es importante separar el Jesús histórico, de todo lo que simboliza Su imagen: Jesús es un símbolo de amor, de solidaridad, de unión con los pobres y los oprimidos, de bien común, de altruismo, comprensión, conciliación. Opuesto a la discriminación, el egoísmo, el engaño, la explotación del prójimo. En esto no hay dudas en la mayoría, profesemos o no el cristianismo.

Sobre este Jesús símbolo de amor, servicio e igualdad, recuerdo una sentencia de los antiguos gnósticos: “Jesús puede nacer 1000 veces en Belén, pero si no nace en tu corazón es poco lo que puede servirte”.

Siguiendo este pensamiento no hace falta un día determinado, todos los días son buenos para este despertar interior.

¡Feliz día de Navidad para todas y todos!

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias